¿Todos los MOOCs son iguales?

1. MOOCS (Massive Online Open Courses)

De acuerdo con la Wikipedia, los MOOCs:

…son un ejemplo de formación a distancia planificados para alcanzar un elevado volumen de usuarios gracias a su carácter abierto, participativo, y con una metodología basada en el conocimiento gratuito. Para que la enseñanza a distancia pueda ser considerada MOOC debe cumplir los siguientes requisitos:

    • Ser un curso: Debe contar con una estructura orientada al aprendizaje, que suele conllevar una serie de pruebas o de evaluaciones para acreditar el conocimiento adquirido.
    • Tener carácter masivo: El número de posibles matriculados es, en principio, ilimitado, o bien en una cantidad muy superior a la que podría contarse en un curso presencial. El alcance es global.
    • En línea: El curso es a distancia e Internet es el principal medio de comunicación. No requiere la asistencia a un aula.
    • Abierto: Los materiales son accesibles de forma gratuita en Internet. Ello no implica que puedan ser reutilizados en otros cursos (aunque en algunos casos sí que existe esa posibilidad).

Ahora bien, ¿todos los MOOCs son iguales?

La respuesta es no y se trata de una respuesta que, por su relevancia pedagógica, puede ser significativa.
De acuerdo con Lisa Lane (2012) encontramos 3 tipos de MOOCs:

  • Basados en el trabajo en red: se trataría de los MOOCs “originales”, los de Couros, Siemens, Downes y Cormier. La pedagogía es la basada en el conectivismo.

Son más sociales y se centran en obtener el significado de la experiencia de aprendizaje con los demás. Permiten a los estudiantes a participar a través de blogs, feeds RSS y otros métodos descentralizados (López, 2012).

  • Basados en tareas: los alumnos deben completar algún tipo de trabajo. La pedagogía es una mezcla de instructivismo y constructivismo.
  • Basados en Contenidos: Toda la interactividad gira en torno a los contenidos. La pedagogía más próxima es la instructivista.

Los cursos centralizan en un único sitio web y utiliza las herramientas de clasificación automatizada para soportar cientos de miles de estudiantes (López, 2012)

Desde esta perspectiva es necesario distinguir a qué tipo de MOOCs nos referimos para ubicarlo en la teoría o corriente de aprendizaje correspondiente.

Es también desde esta perspectiva, que se habla de cMOOC, para referirse a los MOOC conectivistas, y de xMOOC para los no conectivistas (López, 2012).

Nos centramos en los cMOOCs y abordamos las principales preguntas que inquietan a educadores, docentes y formadores.


¿Cuál es el papel del estudiante en el uso de los cMOOCs?

Jorge López (2012) apunta que el aprendizaje en un MOOC requiere de los participantes no solo cierto nivel de competencia digital sino también un alto nivel de autonomía en el aprendizaje. Un MOOC es el espacio ideal para que un aprendiz pueda desplegar su Entorno Personal de Aprendizaje, de modo que parece clave el trabajar previamente sobre el concepto de PLE antes de embarcarse en algo tan ambicioso como un MOOC.

Sin duda, el estudiante que completa un MOOC juega un rol realmente activo y es plenamente consciente del proceso de aprendizaje personal en el que se adentra al participar en una acción formativa de estas características puesto que es él mismo quien decide sus objetivos de aprendizaje y quien va avanzando a través de un enriquecedor proceso de reflexión crítica .

¿Cuál es el papel del docente en actividades que usan cMOOCs?
Igual que en el constructivismo, el docente conectivista no es transmisor de conocimiento sino que más bien guía, y mediador.

En este caso, debe facilitar a los estudiantes los mecanismos y procedimientos necesarios para que el alumno pueda adentrarse en su nueva red de aprendizaje, debe motivar y orientar la participación y sugerir conexiones (interacciones entre nodos).

Orientar a los estudiantes en algunas competencias transversales como pautas de creación de red de aprendizaje, de identificación y selección de información, de autoevaluación, etc

¿Cómo se plantea la evaluación de competencias digitales?
Es uno de los aspectos aún por solucionar y uno de los inconvenientes más señalados de los cMOOCs: el problema de evaluar con precisión y de modo normativo.

En coherencia con el enfoque pedagógico, la evaluación del alumno se ha de realizar sobre el proceso en el que que configura su red de aprendizaje, sobre cómo selecciona los nodos más adecuados para alcanzar sus (propios) objetivos iniciales (Corominas, 2010)

En los xMOOCs, sin embargo, la tendencia que parece imponerse en la evaluación es emplear un sistema llamado peer assessment (evaluación entre pares) en el que los propios alumnos se califican entre ellos mismos. Para lograr un buen resultado, los criterios de evaluación deben estar claramente establecidos y para ello se suele emplear un instrumento pedagógico llamado rúbrica. Además, con el fin de lograr una mayor fiabilidad, un ejercicio de un alumno no es evaluado por un único alumno, sino por varios, y se puede emplear un sistema estadístico para detectar posibles discrepancias en la evaluación realizada. (Lujan,2012).

En relación con la evaluación, una de las características de los cMOOCs es la ausencia de certificación que, de acuerdo con López (2012) debería conducir a modelos de acreditación de los conocimientos más innovadores, flexibles y adaptados a las necesidades de un mercado laboral en constante evolución y crecimiento, en lo que a perfiles profesionales se refiere. En este sentido los badges pueden ser una apuesta interesante sobre la que avanzar.

Algunas plataformas de MOOCs
Los MOOCs son cursos completos y no actividades. Es decir, tal com estan siendo conceptualizados y concretados, no es posible lanzar una actividad educativa abierta, masiva y online como tarea, módulo o parte de un curso.

Sin duda, los MOOCS más conocidos , mejor dicho, las plataformas de MOOCS más conocidas son las basadas en contenidos (por tanto xMOOCs):

  • Udacity, creada por Sebastian Thrun, de la Universdidad de Stanford.
  • Coursera creada por la propia Universidad de Stanford
  • edX creada por la Universidad de Harvard y el MIT
  • En España, la UNED, después d’una experiencia con la plataforma Aprendo (plataforma libre de Cursos Online Masivos en Abierto en español), optó por OpenMOOC.
  • También en España Universia, Telefónica Learning Services y la Fundación CSEV presentaron el pasado mes de noviembre, en la UNED, la nueva plataforma MiriadaX para Cursos Online Masivos Abiertos (MOOC), dirigida a la comunidad de docentes y universidades iberoamericanos.

Un ejemplo de un cMOOC es la edición 2012 del Connectivism and Connective Knowledge, de Siemens: http://cck12.mooc.ca/index.html

2. BIBLIOGRAFÍA

  • Corominas, J. (2010) Estudi de les TIC i el dossier personal d’aprenentatge digital: impulsant el canvi de paradigma educatiu. Tesis doctoral. Universitat Politècnica de Catalunya. Recuperada de http://hdl.handle.net/2099.1/9758
  • Lane, L. (2012). Three kinds of MOOCs. Recuperado de: http://lisahistory.net/wordpress/2012/08/three-kinds-of-moocs/
  • López, D (1999) A Un clic del ratón. Revista Comunicación y pedagogía. 157. Marzo.
  • López García, J.C. (2012) Usos de Twitter en educación. Recuperado de: http://www.eduteka.org/TwitterEducacion.php
  • López, J. (2012). MOOC ¿Ocaso del modelo de negocio tradicional en e-learning?. Recuperado de: http://ojulearning.es/2012/08/mooc-%C2%BFocaso-del-modelo-de-negocio-tradicional-en-e-learning/
  • Luján, S. (2012) ¿Qué son los MOOCs?. Recuperado de http://desarrolloweb.dlsi.ua.es/cursos/2012/que-son-los-moocs/
  • Siemens, S. (2004). Connectivism: A Learing Theory fort he Digital Age. Eelearnspace, Recuperado de Connectivism: http://www.elearnspace.org/Articles/connectivism.htm
  • Urbina, S. (1999). Informática y teorías del aprendizaje. Revista Pixel-Bit. Nº 12. Recuperado en http://www.sav.us.es/pixelbit/pixelbit/articulos/n12/n12art/art128.htm
  • Vygotsky, L.S. (1962) Thought and Language. Cambridge, MA: MIT Press.